Saltar al contenido

Consejos útiles y prevención a la hora de planchar

¿Te gusta planchar? Seguramente en este caso tendremos un público dividido. Por un lado están las personas a las que les encanta planchar, por el hecho de después ver el objeto terminado y toda su ropa se encuentre en perfecto estado, y por el otro están aquellas personas a las que no les gusta e incluso a los que les parece una tarea inútil. Tener las mejores planchas de ropa es un factor importante, pero en este caso vamos a darte consejos y prevenciones a tener en cuenta

Consejos para el mejor planchado

Puede que seas de esas personas a las que no les gusta planchar, pero sabes que existen oportunidades en las que no te quedará otra alternativa que dedicarte a planchar tus prendas.

En este artículo te hablaremos de todos los aspectos que debes tomar en cuenta a la hora de planchar, especificando determinados consejos de seguridad que harán que no tengas ningún inconveniente, así como también te daremos consejos para el planchado en una parte de tu casa en la que también se encuentren tus niños jugando, para evitar accidentes.

plancha soltando todo el vapor y agua que le queda

Seguramente conoces que algunas prendas, como puede ser la ropa interior o las toallas no necesitan planchado, pero tus faldas, tus pantalones y tus camisas sí lo necesitarán, por lo que aquí te dejamos algunos puntos a tomar en cuenta para que planches de la mejor manera:

Temperatura

  • La temperatura a la que debe estar tu plancha dependerá de las prendas que vayas a planchar.
  • Los diferentes tejidos requieren diferentes temperaturas de planchado y esto tiene que ver con que muchas de ellas son demasiado delicadas como para planchar a altas temperaturas, mientras que otras pueden ser tan resistentes que con una temperatura baja no lograrás un planchado correcto.
  • Si lo que tienes que planchar es muy delicado, como puede llegar a ser cualquier tipo de prenda de seda, lo que debes hacer es plancharlo del revés y a una temperatura no tan alta, es decir, con la plancha tibia.
  • Otra de las claves será las pasadas, ya que cuanto más delicada sea la prenda, menores pasadas debes hacer. Estas quedarán bien planchadas y no sufrirás una quemadura en la prenda, algo que puede suceder si pasas la plancha excesivas veces.

Humedecer las prendas

Si eres de aquellos que le suelen escapar a los planchados e incluso desconoces las funcionalidades de este aparato, posiblemente no sepas que lo que esta tiene en su parte superior es un rociador, para humedecer las prendas en el momento que estás realizando la tarea.

Humedecer las prendas durante el planchado hará que el proceso de planchado se vuelva más sencillo, ya que las arrugas de los tejidos suelen ceder cuando estos son humedecidos, y solamente tendrás que hacer algunas pasadas suaves para que tus prendas queden perfectas.

En el caso de que tu plancha sea un poco más antigua y no cuentes con un rociador, podrías utilizar algún tipo de pulverizador con agua, que servirá igual.

plancha de color verde encima de una camisa

Planchar significa una de las actividades cotidianas que deberíamos realizar sin problemas, porque es muy útil y forma parte de nuestras costumbres de higiene y buena presencia en general.

Pero también se encuentra la contracara de la utilidad del planchado, que es la posibilidad de que esta se convierta en una actividad peligrosa, teniendo esto que ver más que nada con el hecho de que la plancha es un electrodoméstico que entra en una temperatura importante y el contacto directo con nuestra piel o lo que es peor, el contacto con nuestros niños puede llegar a representar un verdadero inconveniente.

Es por eso que a la hora de un buen planchado, no solamente estará en juego el hecho de que nuestras camisas, pantalones y demás prendas queden impecables, sino que además se tendrán que mantener ciertas precauciones, para que un planchado no se convierta en motivo de accidentes indeseados, que pueden dañarnos a nosotros mismos tanto como a nuestros seres queridos.

¿Qué debo utilizar para planchar?

Además de la plancha en sí, también necesitas de otras cosas para que tu planchado sea cómodo y seguro.

Si se puede, lo ideal es utilizar una tabla de planchar metálica y a su vez cuente con un recubrimiento especial para la tarea. Pero si ese no es tu caso, también puedes utilizar cualquier mesa, donde deberás poner una manta o algo similar por debajo, para tener una superficie donde apoyar la ropa.

Asimismo, cualquiera sea la superficie que utilices para planchar, hay algo más que debes tomar en cuenta y es que esta se encuentre cerca de un enchufe, ya que  para que la plancha esté caliente, deberá estar enchufada y estas no cuentan con tanto largo de plancha como para que te encuentres lejos de este.

¿Qué consejos seguir a la hora de planchar con niños en casa?

Un dispositivo que puede adquirir tanta temperatura puede representar también un peligro, sobre todo si lo utilizamos de manera incorrecta o este se encuentra muy al alcance de los niños.

Es por eso que deberás tomar ciertas precauciones a la hora de manipular y utilizar la plancha, si en el mismo espacio donde lo estás haciendo se encuentran tus hijos.

Lo primero y principal será nunca dejar la plancha al alcance de tus niños. Es cierto que puede ser difícil, ya que ellos rondan toda la casa, pero deberás disponer de una zona de planchado a la que ellos no tengan ningún tipo de acceso, o que sea la zona del hogar en la que ellos menos se encuentren.

Otra importante medida de precaución es dedicarte, comenzar y culminar el planchado sin que haya espacios de tiempo entremedio en los que te distraigas o realices alguna otra actividad.

De esta manera, conectarás tu plancha, plancharás y luego la desconectarás, siempre habiendo estado en plena vigilancia de esta, alejando a los niños de la zona.

Un buen planchado integra no solamente el hecho de tener tus prendas fantásticas, sino que además conlleva una responsabilidad para evitar accidentes de las personas que más queremos.

Ahora que conoces los métodos y las medidas de prevención, ¡A planchar!

Publicado enConsejos y ayudas

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.