Ir al contenido

Las cestas de navidad y su influencia en los presupuestos de las empresas

La navidad se trata de un periodo del año en el cual numerosas empresas y también autónomos, en tanto su presupuesto lo permita, poseen la tradición de ofrecerle un regalo navideño a sus directivos, empleados, socios y/o clientes, siendo las cestas de Navidad gourmet una de las opciones más típicas cuando de regalos navideños se trata.

¿Las cestas de Navidad son deducibles?

Pero pueden aparecer varias dudas, como ¿de qué forma tributan las cestas navideñas ofrecidas por la empresa?, ¿se trata de un gasto deducible dentro del Impuesto sobre Sociedades y el IRPF?, ¿su IVA es deducible?

Para dar respuesta a esto trataremos de explicarlo a lo largo de este post.

Las cestas navideñas sí son deducibles, pero se debe tener en cuenta que esto varía dependiendo del impuesto que supongan las mismas.

Los importes pagados por este tipo de regalo se tratan de un gasto deducible dentro del Impuesto sobre Sociedades, de modo que en el caso de este impuesto no existe problema.

Y es que incluso la misma Ley del Impuesto sobre Sociedades determina que aquellos gastos que según los usos y tradiciones sean realizados en el personal de la empresa, no son considerados como donativos.

¿Qué dice Hacienda sobre las cestas navideñas?

En el caso específico de las cestas navideñas, siempre y cuando sean parte de los usos y tradiciones (que se repitan a lo largo del tiempo) que tiene la empresa hacia sus empleados, este tipo de detalle será considerado como gasto deducible dentro del Impuesto sobre Sociedades, por lo que no es preciso que aparezcan reflejados dentro del convenio colectivo o especificados dentro de alguna clase de pacto que obligue a las empresas a realizar estos regalos.

Como consecuencia de esto, será necesario justificar tanto el gasto como la naturaleza del mismo, al igual que su adecuación en relación a los usos y tradiciones de la empresa.

De modo que si la empresa nunca antes ha ofrecido cestas de Navidad o si solo lo hace ocasionalmente no podrá deducirse el gasto. Así, el año en que se comiencen a regalar las cestas navideñas no debe ser considerado como gasto deducible, mientras que los demás años y en tanto sea posible probar que es una tradición, sí será posible deducirlas.

 

En este sentido será posible justificar las cestas de Navidad presentando las facturas de las mismas obtenidas en años previos, de manera que únicamente será complejo atribuirlo como gasto cuando se trata del primer año donde la empresa regala cestas de Navidad.

De igual modo hay que destacar que cuando se trata del IRPF, la legislación determina que cada uno de los gastos que se encuentren asociados a actividades de relaciones públicas llevadas a cabo con proveedores y clientes, los cuales sean costumbre y se repitan a lo largo del tiempo, podrán desgravar dentro la declaración de la renta.

Remuneración en especie para los empleados

El pensar en las cestas de Navidad como retribución en especie para los empleados supone que los conceptos considerados como gasto deducible dentro del ámbito empresarial son tratados como retribución en especie (por cuenta ajena).

Esto por la labor realizada por los empleados, por lo que la empresa debe llevar a cabo el ingreso oportuno a cuenta de la mencionada retribución en especie. Asimismo, tendrá que incluirse dentro de los rendimientos en especies, no solo durante las declaraciones trimestrales (modelo 111), sino también en las anuales (modelo 190).

Igualmente y después de los cambios de cotización realizados en el año 2014, el valor que suponen las cestas navideñas tiene que ser incluido dentro de la base de cotización.

Un ejemplo de estos es si el precio final de las cestas es de 3.000 euros y en promedio el tipo de retención aplicable a la plantilla consiste en un 20%, la empresa tendrá que ingresar 600 euros (3.000 x 20%) a Hacienda.

Sin embargo es posible repercutir dicho ingreso a cuenta a los empleados. En ese caso la empresa no deberá soportar este gasto adicional, aunque el importe recibido por sus empleados se verá reducido.

Champagne de navidad

Cestas de navidad como regalos para clientes

Si las cestas navideñas se adquieren como regalos para clientes, proveedores y/o colaboradores, se deben tener presente las consideraciones mencionadas a continuación:

Al tratarse de gastos vinculados a relaciones públicas empresa-clientes, estos regalos podrán ser deducibles fiscalmente siempre y cuando cumplan los requisitos correspondientes en cuanto a inscripción contable, correlación entre ingresos y gastos, devengo y justificación documental.

Resulta esencial que en la factura quede reflejado que es un regalo personalizado, por lo que incluirá el nombre y/o eslogan de la empresa. Es preciso prestar especial atención a este dato a fin de que quede justificado correctamente frente a la Agencia Tributaria.

A partir de 2015, la deducción de gastos asociados con clientes y/o proveedores se encuentra tasada al 1% del valor neto de la cantidad de negocio del periodo impositivo pertinente; por lo que el gasto alcanzará únicamente la cifra que se contabilizo por el concepto de atenciones a clientes y/o proveedores.

Será necesario analizar si los gastos por atenciones a clientes o proveedores realmente son los señalados sin incluir en ellos cualquier otro gasto asociado con individuos que no son clientes ni proveedores, como podrían serlo los gastos relacionados con socios y/o sus familiares.

Sin limitación, donde dicho límite no será aplicado sobre gastos de promoción diferentes, los cuales continuaran siendo deducibles. La empresa podrá continuar regalando cestas de Navidad a empleados según los usos y tradiciones.

Continuarán siendo deducibles sin límite aquellos gastos que deriven tanto de entregas de muestras gratuitas como de entregas asociadas a los ingresos (como por ejemplo, en el caso de los regalos entregados a fin de lograr una visita demostrativa de los productos).

Al final lo que sacamos en claro es que las cestas de navidad y ya sean para clientes o para los propios empleados de una empresa si deben ser justificadas en todo el momento, menos en algunos casos que ya hemos podido ver.

Publicado elOcio

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *