Ir al contenido

La ropa limpia mejorará nuestra salud

En medio de la creciente preocupación por el aumento de las bacterias resistentes a los medicamentos, la vestimenta de los médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud, tanto dentro como fuera del hospital, el tema del control epidemiológico se ha intensificado.

Utiliza ropa limpia siempre que puedas

Mientras que los expertos en control de infecciones han publicado una extensa investigación sobre los beneficios de lavarse las manos y la esterilización de equipos en hospitales, se sabe poco sobre el papel que juegan la ropa en la transferencia y propagación de microorganismos.

Pero aunque algunos datos sugieren que las prendas de los médicos están llenas de gérmenes, no hay evidencia de que el asunto de la ropa del profesional de la salud en la trasferencia de infecciones sea del todo cierto.

Aun así es fácil descartar cualquier riesgo, pero en realidad no ha habido una apropiada investigación que concrete algo más que la ropa de los trabajadores de la salud puede ser un reservorio de gérmenes.

En varios estudios que se han hecho se ha podido concretar que las corbatas de los doctores son auténticas reservas de gérmenes, incluso más que los característicos lazos de las enfermeras. Este hecho es alusivo al de los visitantes, dado que para ambos casos son individuos que se pasean por las instalaciones del hospital portando los gérmenes de sus seres queridos.

¿Pero esto tiene que ver con la ropa o el lugar?

Lo que sucede en los hospitales no es muy diferente a lo que ocurre fuera del mismo, basta con poner de ejemplo a los niños que juegan en un parque público con otros y mantienen mucho contacto con otros.

O en el caso de pasearse por las instalaciones educativas en donde predominen otro tipo de microorganismos.

En todo caso, la limpieza personal va con la limpieza de la ropa. Esta es la que nos protege del entorno y la que hace contacto como tal, a veces las bacterias solo permanecen en las ropas y se mantienen así por mucho tiempo hasta que esa misma superficie tiene contacto con la piel y es allí en donde ocurre una infección.

Pero lavar la ropa en si tampoco asegura una completa limpieza de los microorganismos, por ejemplo, si para lavar solo se utiliza agua, lo más probable es que la ropa no logre quedar tan limpias como se quiere. Es por eso que la mayoría de los detergentes en su composición admiten el uso de cloro (que es un eficaz bactericida) y que permite limpiar bien la ropa.

La frecuencia con la cual se limpie la ropa depende enteramente del tipo de uso al cual sea sometida y al tipo de limpieza que se le ofrezca, la mayoría de las bacterias logran beneficiarse del agua y es por eso que esta debe ir acompañada de aditivos que aseguren que no estamos creando un ambiente propicio para las bacterias.

Si has considerado algunas de estas medidas entonces podrás notar una mejora significativa en tu salud y la de los tuyos.

Publicado elSalud

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *