Ir al contenido

La enfermedad hepática: Causas, síntomas y tipos

Has escuchado hablar de enfermedades hepáticas y deseas conocer más sobre ellas. Si es así aquí te hablaremos de la enfermedad hepática, la cual nunca ha de descuidarse o tomarse a la ligera y es que el hígado es un órgano muy especial y que cumple funciones vitales en nuestro cuerpo.

Causas y síntomas de la enfermedad hepática

Las causas de estas enfermedades son muy diversas, aunque las más comunes son las siguientes:

  • Causada por virus. como la hepatitis.
  • generadas por enfermedades de transmisión sexual.
  • Por malos hábitos de vida (consumo de drogas, de alcohol, una mala dieta).
  • Como efecto de ciertos medicamentos.
  • Por la ingesta de sustancias toxicas.
  • Originadas por causas genéticas.

Como puedes ver las causas son variadas. Ahora es el momento de hablar de sus síntomas más comunes:

  • Al tratarse de un ataque al hígado se suele presentar una coloración amarillenta en la piel (ictericia). También se suele aumentar los niveles de la enzima conocida como transaminasas.
  • Vómitos (con presencia de sangre en ciertas ocasiones) así como problemas de tipo digestivo.
  • Agotamiento.
  • Problemas mentales variados como falta de memoria, uso de un lenguaje incoherente, falta de juicio, ataques de ira y en ciertos casos se pueden presentar hasta alucinaciones.
  • Se pueden presentar problemas de movimiento, como desequilibrio, movimiento torpe y descoordinado.
  • Se suele presentar dolor de cabeza.

Tipos de enfermedad hepática

Conocidas las causas y los síntomas de estas enfermedades es el momento de hablar concretamente de sus tipos:

  • Piedras en la vesícula biliar: cuando dentro de los componentes de la bilis se da la sedimentación de piedras que pueden variar de consistencia así como de tamaño.
  • La esteatosis: se conoce popularmente como hígado graso y es una enfermedad en la cual los ácidos grasos así como los triglicéridos se acumulan en las células hepáticas.
  • La cirrosis: también se presenta en el hígado y se presenta como daños en este órgano que se han generado con el paso de los años. En esta enfermedad se acumula fibrosis en el tejido del hígado.
  • La hepatitis: se sabe que es una enfermedad infecciosa causada por un virus que puede llegar al cuerpo de diferentes maneras.
  • La Colecistitis: es la inflamación que se da en la pared de la vesícula biliar así como en el revestimiento abdominal. Esta inflamación es ocasionada por cálculos.

Finalmente, ha de saberse que para prevenir la enfermedad hepática no hay especificaciones concretas que puedan aplicarse para todos los casos. En realidad para cada una de ellas hay que tener especial cuidado. Así, por ejemplo, la hepatitis B y de tipo C se pueden prevenir haciendo uso del preservativo. También es necesario cuidar lo que se come, la calidad del agua que tomamos, los contaminantes a los cuales estamos expuestos y exponemos nuestro hígado y claramente también nuestro estilo de vida.

Si se quiere evitar dañar el hígado no ha de abusarse ni del tabaco, ni del alcohol. También, ha de procurarse una dieta sana y consumir alimentos e infusiones que ayudan a depurar este importante órgano.

Publicado elSalud

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *