Saltar al contenido

Esguince cervical o latigazo cervical

Un esguince cervical es una lesión en el cuello causada por la flexión y extensión brusca del cuello produciendo algunas veces lesiones en los ligamentos del cuello y en ocasiones también lesiones óseas. Es llamado comúnmente ‘latigazo cervical’ ya que es una lesión común en accidentes de tráfico donde el coque produce este movimiento brusco en el cuello que posteriormente se transforma en dolor agudo.

Es más probable que suceda si no se tiene cinturón de seguridad puesto, pues el impacto es más fuerte e incluso más grave si se adiciona algún otro golpe dentro del vehículo.

A pesar de que no se considera una lesión grave, puede tener complicaciones y presentar molestias tiempo después del accidente, sus gamas de gravedad van desde esguince leve hasta tetraplejía en la sección modular, en niños es todavía más peligroso puesto que la proporción cabeza tronco aún no está muy equilibrada. Por lo general esta lesión requiere de inmovilización del cuello por lo que la recuperación puede llevar algún tiempo.

Aunque a simple vista, y como repetimos arriba, parece una lesión de menor gravedad, muchas personas se sorprenden que queden secuelas tras el accidente, lo que sucede es que esta el latigazo cervical no solo lastima el cuello si no que trae consigo molestias como dolor de cabeza, náuseas, vértigo, inestabilidad, dolor, trastornos de ánimo y similares. Provocando en muchos incapacidades largas o incluso bajas en el trabajo.

Latigazo cervical, un mal que puede tardar en aparecerdolor de cervicales

La adrenalina puede jugar en muchas ocasiones malas pasadas, tras un accidente que aparentemente no fue grave puede que no se sientan dolores ni molestias inmediatamente, pero en muchos casos se mantienen allí tras el impacto sufrido.

El latigazo cervical es una de esas curiosas lesiones, cuando no es identificado en el momento puede aparecer hasta 24 o 48 horas después del accidente, siendo ese el momento en que se relaciona el dolor con el evento.

Algunos de los síntomas que presentan las personas que padecen latigazo cervical son rigidez, dolor en el cuello, región occipital y hombros, en unos aparece además dolor de cabeza, mareos, hormigueos en los brazos, vértigo, nauseas, entre otros. Si se ha sufrido un choque, así sea leve, y se empiezan a sentir molestias de este tipo es importante acudir al médico pronto.

Síntomas del latigazo cervical

Entre las molestias que se suelen presentar tras el latigazo se pueden identificar fuertes dolores musculares en la cervical y en los hombros, sensación de cabeza pesada, hormigueo en el rostro o en los brazos, cansancio, sensación de ausencia, problemas de visión y audición, problemas de concentración y de memoria.

También trastornos del sueño, inseguridad y ansiedad, irritabilidad, aumento de la sensibilidad al ruido debilidad, fuerte reducción de la eficiencia, vértigos, mareos, inestabilidad, síndrome de burnout, depresión, aflicción, desesperación, entre otros.

Se estima que el movimiento brusco producto del latigazo puede desplazar el hueso atlas, el primero de la columna vertebral y que encaja la cabeza con la columna, esta desalineación no es fácil de detectar por lo que los exámenes normales no son suficientes, se bebe hacer exámenes a profundidad para determinarlos.

Una vez encontrados corregirlos es función de un especialista pues si se deja en ese estado puede desencadenar síntomas crónicos posteriormente.

Publicado enSalud

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *