Saltar al contenido

En qué consiste el malware, Protección de los ataques informáticos

La gran mayoría de los usuarios de internet, nos hemos encontrado, no pocas veces, con una palabra de la que poco comprendemos: el “malware”. En vista de que se trata de un concepto delicado, vamos a ver en qué consiste el malware, durante la presente publicación.

El internet no está exento de los actos malintencionados de terceros

internetInfortunadamente, la delincuencia informática, detrás de la cual están los intereses comerciales viciosos, el afán desmedido por ganar dinero a como dé lugar, la intención de recabar información privada de otros o, simplemente, la envidia, siempre está “al acecho” para sacar ventaja de muchas prácticas indebidas.

¿En qué consiste el malware, entonces? Es un concepto del que es necesario hablar con detenimiento. En primer término, tenemos que es, absolutamente, indispensable hacerse a un buen antivirus.

Los antivirus se encuentran, por miles, en la Red. Si queremos estar seguros, en lo que respecta a nuestra información, la mejor opción es adquirir uno que sea de pago.

No se trata, ni muchísimo menos, de que lo gratuito no sea bueno. En lo absoluto. Sin embargo, está comprobado que los antivirus de pago ofrecen toda (o, por lo menos, casi toda) la seguridad que necesitamos.

Los ciberataques pueden venir de cualquier lado y en medio de todo tipo de intenciones de perjudicarnos. El robo de información, para sólo situar un ejemplo de tantos, es una de las modalidades más comunes de los ataques informáticos.

Veremos, a continuación, de qué se trata eso del malware, palabra que solemos ver en la Web con cierta frecuencia, pero de la que muchos no saben qué es.

En qué consiste el malware: las diferentes modalidades del mismo

tipos malwareEl ya aludido robo de información, las modificaciones a los sistemas operativos y a las aplicaciones que hemos instalado en nuestros ordenadores, tablets y otros dispositivos móviles, son sólo algunas de las modalidades del malware.

Es más, la situación puede llegar al extremo en que los delincuentes informáticos, se pueden apoderar, totalmente, de un equipo o, peor aún, de todo un sistema. Ya vamos viendo, entonces, el por qué es imprescindible hacerse a un buen antivirus.

Existen, dicho sea de paso, varias clasificaciones de malware y, para todas ellas, es necesario instalar programas para eliminar todo tipo de malwares.

Así las cosas, dependiendo de los diferentes tipos de acciones que los ciberdelincuentes emprendan contra un equipo y/o un sistema, las amenazas se pueden clasificar en gusanos, troyanos y, por supuesto, los virus.

En los respecta a éstos últimos, el “agente viral” inserta parte de su código interno dentro de programas legítimos, al mejor estilo de lo que sucede en la naturaleza con las infecciones virales.

Entonces, un usuario (posiblemente, incauto) podrá estar ejecutando un software genuino y, simultáneamente, la “infección”.

El gusano, a su turno, es un código malicioso que se encuentra diseñado para programarse automáticamente, mediante dispositivos de almacenamiento, como es el caso de las redes corporativas, las USBs, las redes sociales, los discos duros y demás.

En lo que tiene que ver con el troyano (del que, muy seguramente, muchos han oído hablar), tenemos que se trata, también, de un código malicioso pero, en su caso particular, no se programa automáticamente, como sí sucede con los gusanos, tal y como lo habíamos mencionado anteriormente.

Además, el troyano tampoco afecta archivos. Se caracteriza, concretamente, por simular programas legítimos y útiles, pero el objetivo es, absolutamente, contrario.

Para los troyanos y, por supuesto, para los gusanos, es absolutamente imprescindible adquirir un antimalware que sea, reiteramos, de pago preferiblemente, por las razones ya mencionadas. ¿En qué consiste el malware? Para quienes no lo sabían, ya son conscientes de que es imprescindible protegerse.

Publicado enOcio

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *