Saltar al contenido

Consejos para cuidar tu reloj de lujo

Los relojes de lujo destacan por tratarse hermosos artículos llenos de estilo y diseño, los cuales funcionan perfectamente y pueden acompañarte a lo largo del día, siendo el accesorio de moda que destaca más. Además, muchos establecimientos de compraventa de relojes en Madrid y otras localidades siempre buscan relojes en el mejor estado posible.

¿Cómo cuidar correctamente tu reloj de lujo?

Y es que han logrado posicionarse como un verdadero símbolo de estatus dentro de la sociedad, al mismo tiempo que reflejan con claridad ciertos aspectos sobre tu estilo de vida. Es por eso que hay que cuidarlos y conservarlos adecuadamente.

Tomando en cuenta lo anterior, estos relojes merecen recibir un cuidado especial junto a un mantenimiento periódico, a fin de poder mantener su esplendor y funcionar adecuadamente a pesar de los años.

Y es justamente por eso que en este artículo estaremos presentándote varios consejos para que logres cuidar tu reloj de lujo de manera apropiada.

 

Los relojes, contrario a lo que muchas personas piensan, no consisten únicamente en un claro y puro símbolo de la ingeniería clásica, además forman parte tanto de la vida como de la historia de la persona que los usa, por lo que en numerosos casos cuentan con un valor sentimental incluso, mayor a su valor financiero. 

Por eso y mucho más, a continuación hemos creado un listado con las mejores recomendaciones que podrías seguir para cuidar tus relojes.

Límpialo tan frecuentemente como puedas

  • Al asegurarte de que tu reloj se mantenga limpio por fuera, el riesgo de que se ensucie en el interior disminuirá, por lo que para hacerlo es necesario que utilices algún paño seco y suave tanto para limpiar la correa como la caja, y eliminar toda clase de suciedad y/o polvo que pueda estar presente. 
  • En caso de que tu reloj no cuente con resistencia frente al agua, deberás asegurarte de no exponerlo a ningún tipo de líquido cuando lo estés limpiando.
  • Sin embargo, cuando sí es resistente al agua, podrías limpiarlo (la caja y la correa) utilizando un paño húmedo a fin de conseguir una mejor limpieza.
  • Si la pulsera se encuentra fabricada con caucho o metal, podrías limpiarla usando agua y jabón suave junto a un cepillo con cerdas suaves, de este modo podrás evitar la acumulación de suciedad alrededor de los pliegues; siendo preciso que lo hagas, al menos, cada dos meses.

Hazle revisiones periódicas

  • Cuando de un reloj de lujo se trata, es necesario que el mismo sea revisado cada 2-3 años por un especialista, sin importar la garantía que pueda ofrecer el fabricante. Tiene que consistir en una revisión completa donde el experto se encargue no solo de cambiar la pila, sino también de analizar por completo su mecanismo.
  • Cabe señalar que bajo ninguna circunstancia debes ser tú quien abra la caja del reloj, ya que existe el riesgo de que termines perdiendo alguna de las numerosas partes que conforman su mecanismo, lo cual alteraría su precisión e incrementaría la posibilidad de que las partículas de suciedad se acumulen dentro de él.

Mantente al tanto de la resistencia al agua que posee tu reloj

  • Resulta esencial que sepas cuales son los límites de tu reloj, debido a que en caso de poder utilizarlo en las profundidades, es posible que el rápido cambio de presión termine dañándolo
  • Y si bien en caso de no ser resistente al agua, existe la posibilidad de que tu reloj tolere las salpicaduras pequeñas, lo cierto es que lo mejor será evitarlo.

Haz uso del estuche de almacenamiento

  • Mientras no lo utilizas, lo mejor es que te asegures de mantener tu reloj de lujo dentro de su estuche para evitar posibles daños, debido a que al colocarlo sobre el cristal y/o de costado, es probable que termine rayando.

Protege el cristal

  • Debes asegurarte de tomar todas las precauciones necesarias a fin de impedir que el  cristal de tu reloj de lujo se golpee con algún otro objeto que pudiera provocar arañazos. Asimismo, es importante que bajo ninguna circunstancia permitas que se caiga, porque de lo contrario, no existe únicamente el riesgo de rayarlo, también podría romperse tanto el cristal y la caja como zafarse de sus componentes internos.

Evita que tenga contacto con cualquier producto químico

  • Existe la posibilidad de que los productos químicos, entre los que se incluyen  detergentes, perfumes y cosméticos, acaben deteriorando los materiales tanto de la correa como de la caja de tu reloj. Es por eso que al momento de utilizar alguno de estos productos, resulta preciso que esperes que se sequen por completo antes de colocarte el reloj. 

Evita exponerlo mucho al sol

  • Es muy posible que tanto el calor como la luz del sol no solo atenúen el color de tu reloj, sino también que disminuya el tiempo de vida útil de su batería, razón por la cual debes asegurarte de que tu reloj no se exponga directamente a la luz solar.

Evita las fuentes magnéticas

  • Cualquier fuente magnética (imanes, Smartphones, altavoces, ordenadores y/o detectores de metales, etc.) suelen emitir campos magnéticos los cuales podrían llegar a afectar el movimiento de los relojes, sobre todo los mecánicos, de forma negativa. 
  • Y es que teniendo en cuenta que los relojes se magnetizan, el único que podría solucionar los inconveniente generados por esto sería un relojero, así que lo mejor es evitar.
Publicado enConsejos y ayudas

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *